Archivo de la etiqueta: Antonio María Russo

Madama Butterfly por Juventus Lyrica, dirigida por Ana D´Ana y Antonio María Russo

AMOR, TRAICIÓN Y ENGAÑO EN UNA TRAGEDIA AMBIENTADA EN JAPÓN –

butterfly
El tenor Marcelo Gómez en una escena de “Madama Butterfly” para Juventus Lyrica 2016. Foto: Liliana Mossian.

Juventus Lyrica cerró su temporada 2016 con Madama Butterfly de Giacomo Puccini con libreto de Giuseppe Giacosa y Luigi Illica basado en la obra de David Belasco. La dirección musical estuvo a cargo del maestro Antonio María Russo y la dirección escénica de Ana D´Anna, en el Teatro Avenida de Buenos Aires.
Como es habitual en esta web, el comentario estará enfocado en la puesta en escena y la labor artística desarrollada en la función del día 13 de noviembre.

Una historial oriental

La trama de la ópera se centra en Cio-Cio-San – Madama Butterfly (Laura Polverini), una gheisa adolescente a quien el casamentero Goro (Norberto Lara) le arregla su casamiento con el teniente Pinkerton (Marcelo Gómez), un militar estadounidense quien tiene la intención de que el matrimonio dure sólo mientras él resida en Nagasaki.
En el primer acto el teniente le cuenta a Sharpless (Alejandro Spies). el cónsul estadounidense, sus intenciones de ampararse en las leyes de Japón que le permiten divorciarse en cuanto abandone el país y de esa manera poder casarse en los EE.UU. con una compatriota.
Madama Butterfly esperará durante tres años el regreso de quien cree aún su esposo, y cuando el teniente Pinkerton llega, deberá enfrentar el hecho de que lo hace acompañado de su nueva esposa.
La joven japonesa tomará una trágica decisión y salvará su mancillado honor según las costumbres de su país.
Resulta exótica y extraña al espectador occidental esta historia que, se comenta, está basada en la vida de una auténtica gheisa que habitó a fines del siglo XIX en Nagasaki.

Madama Butterfly por Juventus Lyrica

Ana D´Anna elaboró una puesta en escena lo más ágil que se puede realizar para una trama tan dramática, con buenas marcaciones para armar atractivos cuadros escénicos enmarcados en una escenografía, también diseñada por la directora, que transportaba sutilmente al espectador al país en que se desarrollaba la acción.
Laura Polverini se mostró cómoda en su rol protagónico y logró mantener a los asistentes expectantes.
Marcelo Gómez, tenor con gran presencia escénica y con un physique du rol adecuado, se lució tanto en cada una de las piezas que interpretó como con la composición de su personaje de Pinkerton y fue muy aplaudido a telón abierto.
Se destacó la labor de Norberto Lara como Goro, al que dotó y completó con complejos movimientos, demostrando una excelente ductilidad corporal, para que su personaje proyectara un cierto aire de oculta maldad.
No puede dejar se mencionarse la buena labor de Catalina Negrete Raid en el maquillaje de caracterización.
El maestro Antonio María Russo enmarcó de manera precisa todo el desarrollo de la representación.
Los espectadores que asistieron a esa función, manifestaron con entusiasmo su satisfacción tanto de la puesta en escena como de la dirección musical y se remarcó el trabajó corporal de todos los integrantes del elenco para actuar los movimientos de personajes orientales.
Juventus Lyrica ya anunció las óperas que se ofrecerán en la temporada 2017 y que serán analizadas en futuros comentarios por esta web.
CARLOS HERRERA

Anuncios

Juventus Lyrica – Ópera Andrea Chénier – Poesía, amor y violencia en la Revolución Francesa

Darío Sayegh en una escena de Andrea Chénier para Juventus Lyrica
Darío Sayegh en una escena de Andrea Chénier para Juventus Lyrica

Brillante comienzo de una nueva temporada de ópera en Buenos Aires – 

Juventus Lyrica inauguró su temporada 2015, la número 16, con la representación de Andrea Chénier de Umberto Giordano con  dirección artística de Ana D´Anna y dirección musical del maestro Antonio María Russo.
Se trata de una ópera dramática poco representada, exponente del verismo italiano con libreto de Luiggy Illica que cuenta, en versión libre, la trágica historia de amor entre André Chénier y la aristócrata Maddalena de Coigny y la labor artística del joven poeta, la que termina por costarle la vida ya que fue ejecutado por los seguidores de la Revolución Francesa por plasmar poéticamente su visión de la violenta realidad política imperante en ese período socialmente convulsionado de la historia de Francia.

Una escenografía multifuncional

Al abrirse el telón del Teatro Avenida de la ciudad de Buenos Aires, el espectador se encontró con la escenografía de Gonzalo Córdova, realizada en paneles y plataformas fijas con escaleras, pasadizos elevados, sugeridos portales para entradas y salidas, poco espacio a terre y un imperante color grisáceo.
A lo largo de los cuatro actos se mantuvo la misma escenografía y es destacar su funcionalidad en base a una acertada iluminación que creó climas y marcó exteriores e interiores con precisión.
A la escenografía se le sumaron elementos de utilería que permitieron a la puesta en escena jugar situaciones tanto en un brillante ámbito escénico para el primer acto y la impersonal oficina de Gérard como también para crear lúgubres exteriores mediante un despojado escenario, siempre con la ayuda de, como ya se mencionó, una ajustada puesta de luces.

Puesta en escena y elenco

Anna D´Anna volvió a demostrar su solvencia en la dirección artística con una ágil puesta en escena que permitió apreciar las situaciones desde todos los sectores del teatro.
En la función del día 12 de abril de 2015, Darío Sayegh asumió el rol protagónico de André Chénier con solidez y seguridad aunque se lo notó un poco contenido en la actuación; Sabrina Cicera interpretó a Maddalena y se lució con el aria Mamma morta al transmitir toda la emoción del personaje y logró aplausos a telón abierto.
Es de destacar la labor del bajo Pol González como Carlo Gérard, su interpretación vocal combinada a una actuación que marcó de manera excelente los repentinos cambios de ánimo de su personaje, arrancó los primeros bravo y un prolongado aplauso a telón abierto.
La orquesta bajo la dirección Antonio María Russo acompañó con efectividad al lograr el clima dramático del estilo verista.
Los comentarios en el hall del teatro afirmaron la convicción de que Juventus Lyrica dio comienzo a su temporada 2015 de manera grandiosa.
Carlos Herrera

Juventus Lyrica. Arias y coros en Gala 15° Aniversario

Gala 15° Aniversario de Juventus Lyrica - Foto: M. Arturi
Gala 15° Aniversario de Juventus Lyrica – Foto: M. Arturi

Juventus Lyrica nació en 1999 con el fin de darles oportunidad a los jóvenes artistas líricos, que la ópera se convirtiera en una expresión artística accesible y la creación de un espacio de jerarquía para la ópera en la Ciudad de Buenos Aires.
Quince años después la misión ha sido cumplida pero los integrantes de su Comisión Directiva no descansan y van por más.
La vorágine creativa en la que desarrollan sus actividades dio por resultado que en la temporada 2014 se ofrecieran las óperas Rigoletto de Giuseppe Verdi, Medea de Luigi Cherubini y Los cuentos de Hoffman de Jacques Offenbach.
Para finalizar la temporada Juventus Lyrica decidió hacerlo con una presentación poco habitual que marcara el festejo por lo que lo hizo con una Gran Gala  Aniversario con la dirección escénica Ana D´Anna y la dirección musical de Antonio María Russo.

Arias y coros de óperas

La última presentación de 2014 y festejando los quince años de actividad, Juventus Lyrica ofreció arias y coros de óperas pero Ana D´Anna desde la dirección los presentó en escena dentro de un cuadro estático con marco orquestal en el cual los cantantes actuaron y desarrollaron interactuación tanto con el director musical como con los integrantes de la orquesta y también con el público.
En la función del 9 de noviembre de 2014 el público pasó de la expectativa directamente al entusiasmo y cuando en el noveno cuadro Laura Penchi interpretó el Vals de Musetta de la ópera La Bohéme de G. Puccini, todos los espectadores ya estaban dispuestos a disfrutar como también lo hicieron del décimo segundo cuadro donde todo el elenco interpretó Va pensiero de la ópera Nabucco de G. Verdi.
En el segundo acto el entusiasmo del público ya era evidente en el primer cuadro con Les oiseaux dans la charmille de Los cuentos de Hoffman de J. Offenbach interpretada por Constanza Díaz Falú, y el buen estado de ánimo se mantuvo hasta crecer con So muss allien de El murciélago de J. Strauss (h), Lippen schweigen de La viuda alegre de F. Lehár, C´est toi. C´est moi de Carmen de G. Bizet para cerrar la Gala Aniversario con el Brindis de La traviatta de G. Verdi que fue cantada por todo el elenco y también por muchos de los espectadores de una platea que en su totalidad aplaudía de pie.
Carlos Herrera