Archivos Mensuales: agosto 2016

La Pasión de Cristo en Centros Culturales de Buenos Aires

UNA ADAPTACIÓN TEATRAL DE LOS SANTOS EVANGELIOS  –  

pasión de cristo
Carlos Benincasa como Herodes y Natalia García como Muerte, en una escena de la obra teatral “La Pasión de Cristo” dirigida por Adrián Lazz.

NUGDEA (Nueva Generación de Artistas) presenta bajo la dirección de Adrián Lazz la teatralización de La Pasión de Cristo, ofreciéndola durante el mes de agosto en el Museo Enrique Larreta, en septiembre en Centro Cultural Sur y en octubre en Centro Cultural Marcó de Pont de la Ciudad de Buenos Aires.
Habitualmente las obras con argumento basado en los sucesos de la Pasión de Jesús se ofrecen en fechas cercanas a la Semana Santa Cristiana, pero NUGDEA lo hace en pleno invierno porteño y al aire libre en los jardines de los Centros Culturales.
Este ámbito escénico despojado de elementos técnicos hace que las funciones se vean influidas por las condiciones climáticas de los días de representación.
De todas maneras Adrián Lazz, también libretista, no sujetó estrictamente a los Santos Evangelios su versión teatral sino que optó por rápidos pasajes de situaciones e incorporó algunos cambios a la historia religiosa con los que se insiste, a lo largo de la representación, y a modo de mensaje, en la esperanza de resurrección con la que los cristianos llegan al final de la vida.
En escena puede verse a la Muerte, interpretada por Natalia García, en el intento de impedir que Cristo resucite, aunque desde la platea se percibe que el personaje está mucho más poseído por la relatividad de un sentimiento de venganza que por la absolutez de un poder conclusivo.
Los pasajes del Nuevo Testamento transcurren en la obra en función del ámbito en el que son representados y están alejados del dramatismo con que fueron narrados por los Evangelistas, por lo que algunas situaciones bíblicas se encuentran entremezcladas en esta obra de la misma manera que lo están en la película Rey de Reyes de Nicholas Ray.
Con esta fusión de situaciones algunos actores se encontraron ante la exigencia de construir sus personajes con cierta versatilidad, tal es el caso de Carolina Derocco Cottet que comienza como La adúltera y continúa, sin transición, como María Magdalena; el de Sebastián Becker que con el personaje de Judas debe pasar de la firmeza al arrepentimiento en cortas y aisladas escenas y el de  Carlos Benincasa cuyo personaje es una fusión entre Herodes El Grande y Herodes Antipas.
Las escenas donde el director se luce son las armadas para los diálogos entre Herodes y Poncio Pilatos, personaje éste último interpretado por Román Golín.
El actor Martín Viñas asume el protagónico rol de Jesús con un phisique du rol adecuado desarrollándolo de manera creíble y sin caer en desbordes.
CARLOS HERRERA

Juventus Lyrica – Orfeo y Eurídice de Christoph Gluck por María Juanarena y Hernán Schvartzman

INNOVADORA PUESTA EN ESCENA PARA UNA ÓPERA SOBRE LA ELABORACIÓN DE UN DUELO – 

orfeo
Escena de Orfeo y Eurídice en la puesta en escena de María Juanarena con dirección musical de Hernán Schvartzman para Juventus Lyrica. Intérpretes: Martín Oro, María Goso y Victoria Gaeta.

La segunda presentación  de Juventus Lyrica en su temporada 2016 fue con la ópera Orfeo y Eurídice de Christoph W. Von Gluck con libreto de Raniero di Calzabigi con dirección escénica de María Juanarena y dirección musical de Hernán Schvartzman.
Este comentario, como es habitual en esta web, se centrará en la puesta en escena, la interpretación y los diseños de los distintos elementos que integran el armado de un espectáculo de la magnitud del género de la ópera.

Una historia mitológica en el siglo XXI

Esta ópera fue la primera de sus obras en las que Von Gluck despojó a la música de la complejidad para darle un estilo simple.
La historia de Orfeo, en su viaje al reino de Hades en la desesperada búsqueda de su amada Eurídice, que le ha sido arrebatada por una muerte repentina, contiene una vigencia imperecedera aunque parezca paradójico utilizar este calificativo al referirse a la elaboración de un duelo.
Esta vigencia fue aprovechada por María Juanarena para su puesta en escena al construir una audaz recreación narrativa mediante el uso de elementos tecnológicos y un entrecruzamiento de disciplinas artísticas, y desafió de esta manera a los puristas que pueden haberse sentido confundidos ante la representación de una tragedia griega que transcurre en la actualidad.

Una ópera con pocos personajes

La trama de esta ópera contiene pocos personajes, la pareja protagónica, Orfeo y Eurídice, y Amor, el personaje que desencadena el desarrollo de la historia, acompañados por el coro.
El contratenor Martín Oro asumió el rol de Orfeo con solvencia, buen fraseo y cuando interpretó Che farò senza Euridice logró prolongado aplauso a telón abierto.
Eurídice fue interpretada por la soprano María Goso a quien se la apreció muy segura y se lució al cantar Che fiero momento.
La soprano Victoria Gaeta en cada una de sus apariciones en escena captó la atención de los espectadores con su tesitura y seguros aunque complicados movimientos corporales que requería Amor, el personaje que interpretó.
También en escenas se vieron personajes accesorios, destacándose la participación de Oreste Valente como Caronte y Carlos Kaspar como Médico.
El coro se lució en cada una de sus intervenciones bajo la dirección de Hernán Sánchez Arteaga y la escenografía diseñada por Gonzalo Córdova impactó a los espectadores desde el ingreso de los mismos a la sala.
La solvencia del joven Maestro Hernán Schvartzman es indiscutible y su desempeño en la dirección musical de Orfeo y Eurídice para Juventus Lyrica fue excelente.
CARLOS HERRERA